October 14, 2019

Please reload

Entradas recientes
Entradas destacadas

Modificaciones a la Ley de Cheque por el DNU 27/2018 (arts. 178 a 183)

February 28, 2018

El decreto de Necesidad y Urgencia N° 27 del año 2018 (DNU) en sus artículos 178 a 183 modifica los artículos 2 inciso 6, 14, 52 primer párrafo, 54 inciso 9, 61 y 63 inciso 3[1] de la Ley 24.452 (texto vigente, según Ley 24.760), conocida como “Ley de Cheque”.

 

En los antecedentes del DNU, el Poder Ejecutivo Nacional (PEN) explica que estos cambios tienen por finalidad circunvenir lo que considera una restricción establecida en el Código Civil y Comercial de la Nación (CCC)[2], en cuanto a la posibilidad de utilizar medios alternativos a la firma digital en la autenticación (firma) de cheques emitidos en formato electrónico.

 

El DNU reitera, con mínimas variantes, el mismo texto en todos los artículos que modifica, a saber: “SI EL INSTRUMENTO FUESE GENERADO POR MEDIOS ELECTRONICOS, EL REQUISITO DE LA FIRMA QUEDARA SATISFECHO SI SE UTILIZA CUAQUIER METODO QUE ASEGURE INDUBITABLEMENTE LA EXTERIORIZACION DE LA VOLUNTAD DEL (LIBRADOR, ENDOSANTES, AVALISTAS) Y LA INTEGRIDAD DEL INSTRUMENTO.”

 

En otras palabras, mientras que el CCCC, cuando menos en la interpretación que hace el PEN y que lo lleva a realizar estas modificaciones, sólo validaría el uso de la “firma digital” para considerar firmado un cheque electrónico, el DNU amplía el concepto de “firma” para el cheque electrónico en los términos arriba transcriptos.

 

En una primera lectura, el cambio luce beneficioso para el tráfico negocial, ya que lo que la alegada restricción al uso de otros métodos de autoría (electrónicos o no) distintos a la “firma digital” parece injustificado. Tengamos presente que la “firma digital” en Argentina es un término jurídico, definido, y regulado la Ley 25.506[3], y se halla plenamente vigente, al punto que este DNU ha derogado o modificado 10 artículos de esta ley.

 

Ahora bien ¿es correcto afirmar que el CCC impide el uso de “cualquier método...”, que no sea la firma digital tal como ésta es conceptualizada en la Ley 25.506? La respuesta es negativa, y, de hecho, en la Argentina existen numerosos ejemplos de tráfico civil y comercial en los que se usan mayoritariamente métodos distintos a la firma digital propiamente dicha, al punto que ésta, aún es compleja de adquirir, usar y mantener, y es de uso corriente sólo en algunas áreas de la economía y de la vida civil[4]. Pero además, si releemos el texto del art. 288 del CCC, y usamos reglas básicas de hermenéutica jurídica cuesta acompañar al PEN en su interpretación del art. 288 del CCC. Cuando el CCC establece que el requisito de la firma queda satisfecho si se utiliza una firma digital, ello no permite concluir que otros métodos no lo hacen; sólo crea una preferencia o privilegio legal a favor de la firma digital, que, por ejemplo, impediría en este caso, al BCRA prohibir el uso de ésta como “firma” análoga a la firma ológrafa en los casos de emisión de cheques por medios electrónicos. El art. 288 del CCC en modo alguno prohíbe o excluye otros métodos; en todo caso, privilegia a la “firma digital” como un método de autenticación que sólo podría ser prohibido modificando el CCC. Ahora bien, si el cheque en papel (común o de pago diferido) no requiere la certificación de la firma del librador, endosante o avalista, ¿por qué se impone -por esta vía indirecta- el requisito de la que firma del cheque, cuando se lo libra en forma electrónica requiera la firma “indubitable” propia de la firma digital. Sería como exigir que la firma inserta en el cheque papel sea certificada, y este requisito no existía ni existe.

 

De hecho, el cambio promovido por el PEN en este DNU para promover el uso de medios electrónicos como sustituto natural de la firma ológrafa en los cheques electrónicos, hasta luce innecesario, ya que la misma Ley de Cheque en su texto original (en algún caso, texto según Ley 24.760) ya ha delegado en el BCRA la facultad de autorizar la firma mediante medios electrónicos[5], y no impone al BCRA que sólo autorice la firma digital. En síntesis, estos cambios lucen desprolijos, sobreabundantes, pero en el fondo, son inanes.

 

Sin embargo, el DNU, por error o con algún fin no expuesto en sus antecedentes, introduce otros cambios al texto de algunos de estos artículos de la ley de Cheque, a saber:

 

El art. 179 del DNU elimina el párrafo que autoriza el endoso en blanco establecido en el art. 14 de la Ley de Cheque. No hay ninguna razón que explique esta derogación, sin perjuicio que igualmente será el BCRA el que determinará por vía reglamentaria los requisitos que debe cumplir el endoso para tener validez, incluida la posibilidad de que el mismo sea otorgado sin identificar al beneficiario, pero lo que hasta hace unas semanas era una facultad legal, podrá o no serlo en el futuro conforme lo disponga el BCRA.

 

Por su parte, el art. 180 del DNU elimina la carga impuesta al avalista en el último párrafo del art. 52 de la Ley de Cheque, de identificar a qué persona avala (librador, endosante, etc.), lo que en caso de silencio, presumía por ley que el avalado era únicamente el librador del cheque. Tampoco se explica este cambio.

 

Por su parte, el art. 182 del DNU, agrega una previsión innecesaria, por sobreabundante, al artículo 61 de la ley de Cheque, al incorporar el siguiente texto: EL BANCO CENTRAL DE LA REPUBLICA ARGENTINA REGLAMENTARA LA EMISION DE UNA CERTIFICACION QUE PERMITIRA EL EJERCICIO DE LAS ACCIONES CIVILES EN EL CASO DE CHEQUES GENERADOS Y/O TRANSMITIDOS POR MEDIOS ELECTRONICOS. Este texto ya existe, aunque sin una referencia específica al cheque electrónico, en el artículo 63 de la Ley de Cheque. Si admitimos que existe un solo cheque, en “formato” papel o electrónico, la norma del artículo 63 era y es suficiente y no se justifica este cambio.

 

Finalmente, el art. 183 del DNU, modifica un inexistente “inciso 3” del art. 63 de la Ley de Cheque, norma que no tenía ni tiene incisos. Es muy probable que la voluntad, trunca, del legislador haya sido modificar el inciso 3 del artículo 66 de la ley de Cheque, pero salvo que una norma ulterior lo aclare a título de errata, esta modificación se ha frustrado por el error en la referencia normativa[6]. En tal caso, el cambio propuesto al inciso 3 (del artículo 66, si esta hubiera sido la voluntad del legislador) es bastante menor, ya que se limita a retirar del texto vigente[7] la facultad del BCRA de resolver los aspectos relativos a la “registración y rechazo” de los cheques. Siendo que el BCRA es la autoridad de aplicación de la ley de Cheque, no se entiende qué entidad asumirá estas facultades.

 

En síntesis, los cambios centrales lucen innecesarios, por superfluos; otros son una incógnita cuyo alcance no podemos comprender, y como cada vez es más habitual, otros constituyen desprolijidades propias de una innecesaria premura o simplemente, una mala supervisión en el proceso de creación de la norma.

 

 

 
 

 

(*) Abogado, UBA – Magister en Derecho de la Empresa, Universidad Austral.

[1] En este caso, con la salvedad a que me refiero al tratar esta norma en particular.

[2] Si bien el DNU hace una referencia general al CCC, es razonable asumir que se refiere al artículo 288 del CCC, única norma en la que se hace referencia a la firma digital. Su texto, en lo que no ocupa dice: “… (omissis) …En los instrumentos generados por medios electrónicos el requisito de la firma de una persona queda satisfecho si se utiliza una firma digital, que asegure indubitablemente la autoría e integridad del documento.

[3] Esta ley, del año 2001, define qué es firma digital, firma electrónica (distinta a la digital) y documento electrónico, entre otros aspectos.

[4] ENCODE, que es el certificador más importante de Argentina, no llega a generar más de 3 millones de certificados por año, aunque en la Administración Pública, el uso de la firma digital se halla bastante más extendido.

[5] Por ejemplo, en el inciso 6 del artículo 2°, se establecía que “El Banco Central autorizará el uso de sistemas electrónicos de reproducción de firmas o sus sustitutos para el libramiento de cheques, en la medida que su implementación asegure confiabilidad de la operatoria de emisión y autenticación en su conjunto, de acuerdo con la reglamentación que el mismo determine.

[6] Ley de Cheque (texto según Ley 24.452) ARTICULO 66. - El Banco Central de la República Argentina, como autoridad de aplicación de esta ley: … (omissis) … 3. Reglamenta las fórmulas del cheque y decide sobre todo lo conducente a la prestación de un eficaz servicio de cheque, incluyendo la forma documental o electrónica, de la registración, rechazo y solución de problemas meramente formales de los cheques.

[7] Mediante el Decreto 95/2018 el PEN enmendo el error aqui referido, aclarando que la modificacion lo fue del articulo 66, inciso 3.

 

Citar: elDial.com - DC24AD 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now